Desmayos masivos a raíz de una posesión demoníaca

Una fábrica de prendas de vestir en Camboya fue recientemente el centro de un caso de histeria en masa que involucró a 35 trabajadores.

El incidente, que ocurrió en una fábrica en el Parque Industrial Canadia el lunes, fue provocado por un rumor que sugiere que uno de los trabajadores había sido poseído por un fantasma.
Uno por uno, los otros empleados comenzaron a desmayarse al oír la noticia y tuvieron que ser llevados a una clínica privada para recuperarse. Cuando terminó el día, 35 de ellos se habían enfermado.
“Había noticia entre los trabajadores de que uno de ellos estaba poseído por un espíritu fantasma y gritaba que comiera pollo”, dijo Bun Van, jefe de la Coalición de Trabajadores Campesinos de Camboya Unión Democrática. “Esta información asustó a los otros trabajadores y empezaron a desmayarse uno por uno.” “Todos fueron enviados a tratamiento en una clínica privada cerca de la fábrica de prendas de vestir”.
Según el Sr. Van, esta no es la primera vez que algo así sucede.
“En algunas fábricas de prendas de vestir en el Parque Industrial Canadia pasó más de diez veces”, dijo. “Algunos trabajadores fueron llevados a la provincia de Takeo para ver hechiceros magos khmer”.
“En algunos casos, los propietarios de fábricas compraron pollos para sacrificarse en las pagodas”.

Posesiones Colectivas en Camboya
Tan solo las imágenes aéreas pueden mostrarnos lo perfecta que era la estructura urbanística de la antigua ciudad de Angkor. Epicentro del Imperio Khmer, Angkor está considerado el complejo urbano preindustrial más grande del mundo con una superficie de 400 km² y una población que alcanzó los 750.000 habitantes. Actualmente es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del Asia sudoriental y, a pesar de haber sido fruto de estudio de arqueólogos, científicos e historiadores de todo el mundo desde el siglo XIX, sigue guardando misterios sin resolver, como el por qué esta ciudad sagrada fue abandonada repentinamente.

Fuente: Khmer Time. EDENEX.

Deja un comentario