Cuando un niño mata. La Historia de Mary Bell.

Pese a su belleza infantil y aparente ternura, Mary Flora Bell era un monstruo de once años que horrorizó a media Europa en 1968 cuando mató a dos niños pequeños en Newcastle-upon-Tyne (Inglaterra)Pese a su belleza infantil y aparente ternura, Mary Flora Bell era un monstruo de once años que horrorizó a media Europa en 1968 cuando mató a dos niños pequeños en Newcastle-upon-Tyne (Inglaterra)

Martin Brown, de cuatro años, fue asfixiado en una casa abandonada, 85 St Margaret’s Road, en el distrito de Scotswood en Newcastle el sábado 25 de mayo de 1968. Una escuela de párvulos local fue destruida un par de días más tarde. La policía que investigó el incidente encontró cuatro notas, una de las cuales se refería a la muerte de Martin Brown.

El 31 de julio de 1968, Brian Howe, de tres años, fue encontrado muerto en un terreno baldío frente a Scotswood Road. Había sido estrangulado y su cuerpo tenía numerosos pequeños cortes. La policía inició una investigación que incluyó el interrogatorio de mil doscientos niños. Dos chicas, Norma Joyce Bell y Mary Flora Bell (sin relación entre ellas), dieron respuestas sospechosas o evasivas. Cada una fueron interrogadas varias veces y cambaron sustancialmente sus declaraciones.

A la izquierda Martin Brown, de 4 años de edad. A la derecha Brian Howe de tan solo 3 años. (Prensa inglesa 1968)
A la izquierda Martin Brown, de 4 años de edad. A la derecha Brian Howe de tan solo 3 años. (Prensa inglesa 1968)

Eventualmente, cada uno acusó al otro de “apretar” la garganta de Brian Howe y Mary acusó a Norma de cortarlse el cuerpo con una cuchilla de afeitar. Ambas muchachas fueron arrestadas el 5 de agosto de 1968 y, cuando fueron acusadas de asesinato, Mary respondió: “Todo está bien para mí”.

El cerebro durante la adolescencia está en un momento muy sensible a la influencia de su entorno, a la baja autoestima y a la ansiedad. La adolescencia es un duro camino para el que lo vive repleto de cambios y confusiones que no hacen otra cosa que incrementar el malestar que ya de por sí viven los adolescentes. Es por ello que los adolescentes sean más propensos en esta etapa a conductas agresivas. En el caso de Mary Bell, su entorno familiar acrecentó esa violencia hasta niveles insospechados.

Mary Bell nació el 26 de mayo de 1957 . Su madre, Betty Bell, una prostituta de diecisiete años, que luego se casó con Billy Bell, un ladrón armado y criminal de carrera. Mary creció en la zona deprimida de Scotswood y tenía fama de robar, vandalismo y atacar a otros niños.

En su juicio en el Moothall en diciembre de 1968, Mary tenía mucha confianza y era dueña de sí misma. Ambas chicas admitieron irrumpir en la escuela y escribir las notas encontradas allí. Después de nueve días de declaraciones, Norma, que parecía confundida y sobrecogida durante el proceso, fue declarada inocente. María, debido a su mayor responsabilidad, fue declarada culpable de homicidio y sentenciada a cadena perpetua.

Después de pasar ocho años en institutos de delincuentes juveniles, Mary Bell fue trasladada a la prisión abierta de Moore Court desde donde escapó, con dos niños, en 1977, pero su aventura duró solo dos días. Fue liberada con una nueva identidad en 1980. En 1998, se publicó una biografía llamada Cries Unheard: The Story of Mary Bell . Hubo un escándalo en la prensa cuando se descubrió que le habían pagado por su historia.

Mary Bell nació en mayo de 1957, cuando su madre soltera y mentalmente inestable era aún una niña de diecisiete años.

Aunque Betty Bell posteriormente se casaría con el padre del bebé, el matrimonio no garantizaba un hogar estable. El padre de Mary frecuentemente estaba sin trabajo, ocasionalmente en problemas con la ley. Betty, por su parte, con frecuencia dejaba a su hija con parientes o conocidos.  En la escuela, Mary se hizo conocida como una mentirosa crónica y una pupila perturbadora. En ocasiones, expresó su deseo de “lastimar a la gente”.

El cruel impulso surgió el 11 de mayo de 1968, cuando Mary y Norma Bell (sin parentesco) estaban jugando con un niño de tres años en la parte superior de un refugio antiaéreo de Newcastle. El niño cayó y resultó gravemente herido, pero el caso fue cerrado como producto de un accidente. El 12 de mayo, las madres de tres niñas informaron a la policía que Mary había atacado e intentado ahogar a sus hijos. Fue interrogada y reprimida por las autoridades, pero no se presentaron cargos.

El 25 de mayo, dos niños jugando en una casa vieja y abandonada encontraron el cadáver de Martin Brown, de cuatro años, acostado en una habitación del piso de arriba. Mary y Norma Bell habían seguido a los muchachos adentro, y tuvieron que ordenar que salieran cuando llegó la policía. Sin una causa obvia de muerte, se asumió que Martin Brown había ingerido pastillas de una botella que encontraron cerca.

El 26 de mayo, el padre de Norma Bell sorprendió a Mary asfixiando a su hija de 11 años; él la abofeteó y la envió a casa. Más tarde ese día, una guardería local fue destrozada. La policía descubrió notas que decían “Fuck of, we murder, watch, Fanny and Fagot” y “Asesinamos a Martin Brown, y podríamos volver a matar”.

Cuatro días después, Mary Bell apareció en la residencia de Brown, pidiendo ver a Martin. Recordada de la tragedia, le dijo a su afligida madre: “Oh, sé que él está muerto. Quería verlo en su ataúd”.

Mary Bell usó una navaja de afeitar para dejar su inicial "M" rajada en el joven estómago de Brian y unas tijeras para cortar parte del cabello de Howe, rajarle las piernas y mutilar su pene.
Mary Bell usó una navaja de afeitar para dejar su inicial “M” rajada en el joven estómago de Brian y unas tijeras para cortar parte del cabello de Howe, rajarle las piernas y mutilar su pene. (Stern 1968)

El 31 de mayo, una alarma antirrobo recién instalada en la guardería destrozada llevó a los patrulleros a la escena, donde encontraron a Mary y Norma Bell holgazaneando al lado del edificio. Ambas chicas negaron fervientemente su participación en el allanamiento previo, y las liberaron bajo la custodia de sus padres.

Pasaron dos meses antes de la desaparición de Brian Howe, de tres años, en Newcastle. Se montó una búsqueda inmediata, y Mary Bell le dijo a la hermana de Brian que podría estar jugando en un montón de bloques de concreto que habían sido arrojados en un terreno baldío cercano, en un vertedero. Efectivamente, fue descubierto allí, entre las losas caídas, pero estaba muerto, víctima de un estrangulamiento manual, piernas y estómago mutilados con una navaja de afeitar y unas tijeras que la policía recuperó en la escena.

"Yo asesiné, por eso puedo volver", fue el texto escrito en la escuela de párvulos tras ser asaltada por Mary.
“Yo asesiné, por eso puedo volver”, fue el texto escrito en la escuela de párvulos tras ser asaltada por Mary.

Un médico forense sugirió que el asesino podría haber sido un niño, ya que se utilizó relativamente poca fuerza. Los detectives comenzaron a circular cuestionarios entre los niños locales, pidiendo a los sospechosos que explicaran sus movimientos en el momento de la muerte de Brian. Las respuestas de Mary y Norma Bell fueron incongruentes , y ambas chicas fueron llevadas para ser interrogadas. Mientras que Mary afirmó que había visto a un niño mayor abusando de Brian, Norma pronto se quebró y contó que vio a Mary matar al niño. En el juicio, en diciembre de 1968, Norma fue absuelta de todos los cargos, mientras que Mary Bell fue condenada por dos cargos de homicidio.

Se había registrado originalmente un veredicto neutral por falta de pruebas para la muerte de Martin Brown ya que no había evidencia de juego sucio. Pese a que Bell lo había estrangulado, su agarre no era lo suficientemente duro como para dejar marcas. Finalmente, su muerte se relacionó con el asesinato de Brian Howe y en agosto de 1968 las dos niñas fueron acusadas de dos cargos de homicidio involuntario.

Descrito por los psiquiatras judiciales como “inteligente, manipuladora y peligrosa“, Mary demostró ser una reclusa problemática. En 1970, se inventó acusaciones de acoso por parte de sus guardianes, pero el hombre fue absuelto en el tribunal. En septiembre de 1977, escapó de la prisión abierta de Moor Court con otro recluso, pero los fugitivos fueron capturados tres días después.

Mientras tanto, se habían encontrado con dos muchachos con los que pasaron la noche, una circunstancia que volvió a colocar a María centrada en el ego en los titulares de los periódicos, ofreciendo una narración paso a paso sobre cómo renunció a su virginidad.

Mary Bell fue usada por los medios de comunicación. Ella y su madre vendieron la historia, cobrando grandes sumas de derechos. El cine y la televisión explotaron también la trágica historia. (foto con derechos de autor)
Mary Bell fue usada por los medios de comunicación. Ella y su madre vendieron la historia, cobrando grandes sumas de derechos. El cine y la televisión explotaron también la trágica historia. (foto con derechos de autor)

Mary Bell usó una navaja de afeitar para dejar su inicial “M” rajada en el joven estómago de Brian y unas tijeras para cortar parte del cabello de Howe, rajarle las piernas y mutilar su pene. 

Después de su condena, Bell fue objeto de una gran atención por parte de la prensa británica y también de la revista alemana Stern . Su madre repetidamente vendía historias sobre ella a la prensa y con frecuencia le daba a los periodistas escritos que decía ser de Mary. Bell llegó a los titulares cuando, en septiembre de 1977, se fugó brevemente de la prisión abierta de Moore Court, donde había estado detenida desde su traslado de una institución para delincuentes juveniles a una prisión para adultos un año antes. Su pena por esto fue la pérdida de los privilegios de la prisión por 28 días.

En 1980, Bell, de 23 años, fue liberada de la prisión abierta de Askham Grange, después de haber cumplido 12 años. Se le concedió el anonimato (incluido un nuevo nombre) para comenzar una nueva vida con su hija, que nació el 25 de mayo de 1984. La hija de Bell no sabía del pasado de su madre hasta que los reporteros descubrieron la ubicación de Bell y ella y su madre tuvieron que salir de su casa con sábanas sobre sus cabezas.

El anonimato de la hija de Bell originalmente solo estaba protegido hasta que cumplió los 18 años. Sin embargo, el 21 de mayo de 2003, Bell ganó una batalla en el Tribunal Supremo por tener su propio anonimato y el de su hija extendido de por vida. Cualquier orden judicial que proteja permanentemente la identidad de alguien se conoce, desde entonces, como una “orden de Mary Bell“.


En 2009, a los 51 años de edad, se informó que Bell se había convertido en abuela.


Alberto Guzmán. Fuentes: The Guardian, Wikipedia, Stern.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.