¿Civilizaciones en el Sistema Solar anteriores a la Nuestra?

Antes que la nuestra existieron otras humanidades. Su rastro fue barrido por diluvios y otras catástrofes cosmo-telúricas. Su remota memoria perdura en las antiguas tradiciones, que nos hablan de otros Mundos o Eras anteriores a nuestra Edad de Hierro. Sus restos permanecen sepultados en sedimentos muy profundos o en el fondo de los mares. Pero, en los últimos años, han comenzado a ser descubiertos, remontando hasta épocas cada vez más inconcebibles el origen de las manifestaciones culturales y revolucionando todas nuestras concepciones históricas.
Antes que la nuestra existieron otras humanidades. Su rastro fue barrido por diluvios y otras catástrofes cosmo-telúricas. Su remota memoria perdura en las antiguas tradiciones, que nos hablan de otros Mundos o Eras anteriores a nuestra Edad de Hierro. Sus restos permanecen sepultados en sedimentos muy profundos o en el fondo de los mares. Pero, en los últimos años, han comenzado a ser descubiertos, remontando hasta épocas cada vez más inconcebibles el origen de las manifestaciones culturales y revolucionando todas nuestras concepciones históricas. Enrique de Vicente en Año Cero.

¿Qué pasa si de hecho hay signos de una antigua especie inteligente aquí mismo, en nuestro Sistema Solar, esperando ser encontrados?

Cuando los astrónomos hablan de la búsqueda de vida en otras partes de nuestro sistema solar, por lo general hablan de microbios, formas de vida simples y resistentes que se sabe que existen en las temperaturas y condiciones más extremas. Las sondas espaciales han explorado y fotografiado suficientes planetas y lunas solares como para mostrar que no hay civilizaciones acechando en este sistema estelar, salvo en la Tierra. Pero, ¿y si aún no hemos terminado de buscar? ¿Qué pasa si de hecho hay signos de una antigua especie inteligente aquí mismo, en nuestro Sistema Solar, esperando ser encontrados?

Esa es la pregunta formulada por Jason Wright, un astrónomo en la Universidad Estatal de Pensilvania, en un nuevo documento publicado. Wright postula la idea de que una civilización avanzada -una especie tecnológica indígena- que podría haber surgido en el sistema solar antes que la vida, tal como lo conocemos. (“Indígena”, porque se origina en el sistema solar, y no en la vida extraterrestre que puede existir en otras partes del universo). Si dejara rastros de su tecnología -llamadas tecnosignaturas-, algunas de esas marcas técnicas podrían haber sobrevivido, con tal de que estuvieran hecho de material no degradado fácilmente por la erosión o el tiempo. Tal vez, escribe Wright, permanecen ocultos bajo la superficie de Venus y Marte.

Recientemente científicos rusos han brindado una declaración sensacional: existió en la tierra una civilización superdesarrollada antes de la aparición del hombre. Afirmaron esto basados en un impresionante hallazgo. Los investigadores en las regiones de Rostov y Krasnodar llegaron a esta conclusión después de un descubrimiento único de un habitante de la ciudad de Labinsk. Mientras pescaba, el residente Viktor Morozov descubrió una piedra desconocida, al inspeccionarla más de cerca notó que tenía un microchip incrustado, según publica el diario Mir Novostei. Tras analizar el artefacto encontrado, los expertos llegaron a la conclusión de que pertenecía a una civilización más desarrollada que los humanos, que vivieron en la tierra antes que nosotros.
Recientemente científicos rusos han brindado una declaración sensacional: existió en la tierra una civilización superdesarrollada antes de la aparición del hombre. Afirmaron esto basados en un impresionante hallazgo. Los investigadores en las regiones de Rostov y Krasnodar llegaron a esta conclusión después de un descubrimiento único de un habitante de la ciudad de Labinsk. Mientras pescaba, el residente Viktor Morozov descubrió una piedra desconocida, al inspeccionarla más de cerca notó que tenía un microchip incrustado, según publica el diario Mir Novostei. Tras analizar el artefacto encontrado, los expertos llegaron a la conclusión de que pertenecía a una civilización más desarrollada que los humanos, que vivieron en la tierra antes que nosotros.

La sugerencia de que artefactos de otra especie inteligente pueden estar en torno al sistema solar es una vieja teoría, dijo Wright, primero considerada en la literatura en la década de 1890. “Una vez que sentimos que teníamos buenos mapas de todo, una vez que fuimos a Marte y mapeamos a Marte y cartografiamos las lunas de Júpiter, todo se volvió mucho menos familiar”, dijo Wright. Tiene sentido que los astrónomos ahora miren a otra parte, estudien los océanos subsuperficiales de Europa y Encelado y escuchen el ruido de radio alrededor de estrellas a años luz de distancia. Pero la existencia de la tecnología de una antigua especie en algún lugar del tiempo, dijo Wright, sigue siendo plausible.

Tal vez la especie, como lo hacen algunas, simplemente se extinguió, dejando tras de sí pistas de su historia, algunas corroídas y otras, tal vez, dejadas enterradas para que otras especies las encuentren.

Wright sugiere algunos lugares para mirar, y el primero es bastante sorprendente: la Tierra. Él sugiere que podría haber habido una explosión en la vida alrededor del tiempo o después del período Cámbrico, cuando apareció una ola repentina de animales complejos, según los registros fósiles. Una catástrofe cósmica pudo haber destruido esta especie primitiva, borrando todas las señales que alguna vez existió y “forzando a la biosfera a ‘comenzar’ con las pocas especies unicelulares que sobrevivieron”, escribe Wright. Es posible que ya hayamos visto signos técnicos en registros geológicos, pero los confundimos con fenómenos naturales, dijo Wright. O bien, la evidencia puede haber desaparecido, borrada de la superficie mediante el cambio de las placas tectónicas.

“La Tierra es bastante eficiente, en escalas de tiempo cósmicas, para destruir la evidencia de la tecnología en su superficie”, escribe en el periódico.

Nada más y nada menos que entre 35 y 40 mil años de antigüedad tiene la Venus de Hohle, la estatua con figura humana más vieja del planeta.
Nada más y nada menos que entre 35 y 40 mil años de antigüedad tiene la Venus de Hohle, la estatua con figura humana más vieja del planeta.

No hay evidencia de que haya existido alguna otra especie inteligente con capacidades tecnológicas en la Tierra ante que el hombre, tal y como lo conocemos. “Ha existido una gran oportunidad para que esto haya ocurrido”, dice Andrew Siemion, director del Centro de Investigación SETI de Berkeley. La Tierra es el único lugar conocido por albergar vida inteligente, lo que lo convierte en un objetivo principal para este tipo de búsqueda. La vida, después de todo, se desarrolla en planetas con condiciones ambientales adecuadas, y la Tierra ha proporcionado precisamente eso. Los mismos procesos que dan lugar a pequeñas bacterias de células individuales son las mismas que eventualmente conducen a la evolución de los seres inteligentes. No pasará mucho tiempo antes de que una especie inteligente deje su marca en un planeta, de forma muy parecida a la que tienen los humanos. “A medida que mejoremos nuestra comprensión de la Tierra antigua y la historia de nuestro sistema solar, tal vez algún día podamos descubrir evidencia que sugiera la actividad de otra civilización tecnológica aquí en nuestro vecindario”, dijo Siemion.

Otros objetivos incluyen a Marte y Venus, pero no como son ahora. Especies inteligentes podrían haber surgido cuando el agua fluía en el Marte, o antes de que las temperaturas cálidas evaporaran todos los océanos posibles en Venus. El planeta rojo, en particular, puede estar bien cartografiado por orbitadores y exploradores, pero artefactos tecnológicos podrían estar enterrados debajo de su superficie, dijo Wright. “Por lo que sabemos, tal vez Venus tenía ciudades  hace mil millones de años y ahora ha desaparecido”, dijo.

 hace millones de años, cuando la vida en la Tierra todavía estaba germinando, probablemente Venus era muy distinta a como es hoy. “Es posible que ambos planetas tuvieran océanos de agua líquida [...] y moléculas orgánicas sometidas a la evolución química en esos océanos” añade David Grinspoon, del Instituto de Ciencias Planetarias de Tucson, Arizona.
Hace millones de años, cuando la vida en la Tierra todavía estaba germinando, probablemente Venus era muy distinta a como es hoy. “Es posible que ambos planetas tuvieran océanos de agua líquida y moléculas orgánicas sometidas a la evolución química en esos océanos” asegura David Grinspoon, del Instituto de Ciencias Planetarias de Tucson, Arizona.

Wright manifiesta que las lunas rocosas y los asteroides ricos en minerales, libres de los efectos de la erosión, podrían preservar las huellas de una antigua especie inteligente, si logran esquivar colisiones potencialmente destructivas con otros objetos. Recientemente, un par de investigadores sugirieron usar telescopios espaciales para buscar ciudades potenciales.

Entonces, si una “especie tecnológica indígena” alguna vez existió en alguna parte del sistema solar, ¿a dónde fue? Wright sugiere que lo más plausible sería la de la destrucción: un impacto de asteroide que condujo a la extinción masiva, una supernova cercana o un estallido letal de rayos gamma. Tal vez la especie, como lo hacen algunas, simplemente se extinguió, dejando tras de sí pistas de su historia, algunas corroídas y otras, tal vez, dejadas enterradas para que otras especies las encuentren.

Enlace relacionado: ABC Ciencia Fuentes: The Atlantic Daily Traducción y documentación: Alberto Guzmán.


hay evidencias de que realmente los hombres y los dinosaurios vivieron juntos en el pasado. Y esto solo se puede explicar con dos alternativas: o el hombre ha estado en la Tierra hace más de 65 millones de años o han existido dinosaurios hasta épocas mucho más recientes de lo que pensamos.
Hay evidencias de que realmente los hombres y los dinosaurios vivieron juntos en el pasado. Y esto solo se puede explicar con dos alternativas: o el hombre ha estado en la Tierra hace más de 65 millones de años o han existido dinosaurios hasta épocas mucho más recientes de lo que pensamos.

¿Hubo una civilización en la Tierra anterior a los humanos?
Una mirada a una evidencia plausible

Gavin Schmidt es el director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (GISS), una instalación de ciencia climática de talla mundial. Y él plantea una pregunta: “¿Cómo sabemos que somos la única civilización que ha existido en nuestro propio planeta?”

Pero esas civilizaciones  habrían existido muchos millones de años atrás. “¿Podríamos decir si hubo una civilización industrial en lo más remoto de los tiempos?”

Un estudio publicado en el  International Journal of Astrobiology, plantea esta cuestión que abre una ventana no solo al pasado de la Tierra, sino también a nuestro propio futuro.

Estamos acostumbrados a imaginar civilizaciones extintas en términos de las estatuas hundidas y las ruinas descubiertas en excavaciones subterráneas. Este tipo de artefactos de sociedades anteriores están bien si solo está interesado en escalas de tiempo de algunos miles de años. Pero una vez que miramos el reloj de la Tierra a decenas de millones o cientos de millones de años, las cosas se vuelven más complicadas.

Gavin A. Schmidt is a climatologist, climate modeler and Director of the NASA Goddard Institute for Space Studies (GISS) in New York, and co-founder of the award-winning climate science blog RealClimate.
Gavin Schmidt es el director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (GISS), una instalación de ciencia climática de talla mundial.

Cuando se trata de evidencia directa de una civilización industrial -como ciudades, fábricas y caminos-, el registro geológico no se remonta al período Cuaternario hace 2,6 millones de años. Por ejemplo, el tramo de superficie antigua más grande a gran escala se encuentra en el desierto de Negev. Tiene “solo” 1,8 millones de años de antigüedad: las superficies más antiguas son en su mayoría visibles en la sección transversal a través de algo parecido a un acantilado o cortes de roca.

Y, si volvemos tan lejos, ya no hablaremos de civilizaciones humanas. El Homo Sapiens no hizo su aparición en el planeta hasta hace 300,000 años más o menos. Eso significa que la pregunta se traslada a otras especies, por lo que Gavin llamó a la idea la hipótesis Siluriana, que no podría llevar a imaginar una civilización con reptiles inteligentes.

Entonces, ¿podrían los investigadores encontrar evidencia clara de que una especie antigua construyó una civilización industrial relativamente efímera mucho antes que la nuestra? Tal vez, por ejemplo, algún mamífero primitivo se elevó brevemente a la construcción de la civilización durante la época del Paleoceno hace unos 60 millones de años. Hay fósiles, por supuesto. Pero la fracción de vida que se fosiliza es siempre minúscula y varía mucho según el tiempo y el hábitat. Sería fácil, por lo tanto, perder una civilización industrial que solo duró 100.000 años, lo que sería 500 veces más de lo que nuestra civilización industrial lleva hasta ahora.

Gavin llamó a la idea la hipótesis Siluriana, que no podría llevar a imaginar una civilización con reptiles inteligentes.

Dado que toda la evidencia directa desaparecería hace muchos millones de años, ¿qué tipo de evidencia podría existir todavía? La mejor manera de responder a esta pregunta es descubrir qué pruebas dejaríamos si la civilización humana colapsara en su etapa actual de desarrollo.

Ahora que nuestra civilización industrial se ha vuelto verdaderamente global, la actividad colectiva de la humanidad está estableciendo una variedad de rastros que serán detectables por los científicos 100 millones de años en el futuro. El uso extensivo de fertilizantes, por ejemplo, mantiene alimentados a 7 mil millones de personas, pero también significa que estamos redirigiendo los flujos de nitrógeno del planeta hacia la producción de alimentos. Los futuros investigadores deberían ver esto en las características del nitrógeno que aparece en los sedimentos de nuestra época. Del mismo modo, nuestro insaciable apetito por los elementos utilizados en artilugios electrónicos. Muchos de estos átomos ahora están deambulando por la superficie del planeta. También pueden aparecer en futuros sedimentos. Incluso nuestra creación y uso de esteroides sintéticos ahora se ha vuelto tan penetrante que también puede ser detectable en los estratos geológicos dentro de 10 millones de años.

Varios arqueólogos a lo largo de la historia han contradicho lo que dice la historia, pero han sido olvidados e incluso borrados del mapa por la censura de los medios de comunicación. Estas personas descubrieron cosas increíbles, y que merecen ser nombradas: estatuillas, pintadas en las paredes y dibujos que representan a la vez humanos y dinosaurios. ¿Cómo es esto posible, si vivieron en etapas distintas?
Varios arqueólogos a lo largo de la historia han contradicho lo que dice la historia, pero han sido olvidados e incluso borrados del mapa por la censura de los medios de comunicación. Estas personas descubrieron cosas increíbles, y que merecen ser nombradas: estatuillas, pintadas en las paredes y dibujos que representan a la vez humanos y dinosaurios. ¿Cómo es esto posible, si vivieron en etapas distintas? En la década del 60 aparecieron en Perú unas piedras talladas que contaban historias de continentes perdidos, naves voladoras, intervenciones quirúrgicas y de la existencia de dinosaurios conviviendo con humanos. Pese a su milenaria antigüedad, los científicos rechazaron su veracidad.

Y luego está todo ese plástico. Los estudios han demostrado que se están depositando cantidades cada vez mayores de “desechos” de plástico en el fondo marino, desde zonas costeras hasta cuencas profundas e incluso en el Ártico. El viento, el sol y las olas descomponen los restos de plástico a gran escala, dejando los mares llenos de partículas de plástico microscópicas que eventualmente caerán sobre el fondo del océano, creando una capa que podría persistir durante escalas de tiempo geológicas. La gran pregunta es cuánto tiempo durará cualquiera de estos vestigios de nuestra civilización. En nuestro estudio, encontramos que cada uno tenía la posibilidad de convertirse en sedimentos futuros. Irónicamente, sin embargo, el marcador más prometedor de la presencia de la humanidad como una civilización avanzada es un subproducto de una actividad que puede amenazarlo más. Cuando quemamos combustibles fósiles, estamos liberando carbono en la atmósfera. Este antiguo carbono se agota en una de las tres variedades naturales de ese elemento, o isótopos. Mientras más combustibles fósiles quememos, más cambia el equilibrio de estos isótopos de carbono. Los científicos de la atmósfera llaman a este cambio el efecto Suess, y el cambio en las proporciones isotópicas de carbono debido al uso de combustibles fósiles es fácil de ver en el último siglo.

Los aumentos de temperatura también dejan señales isotópicas. Estos cambios deberían ser evidentes para cualquier científico futuro que analice químicamente capas de roca expuestas de nuestra época. Junto con estos picos, esta capa de “antropoceno” también podría contener picos breves en nitrógeno, nanopartículas de plástico e incluso esteroides sintéticos. Entonces, si estos son rastros que nuestra civilización está destinada a dejar para el futuro, ¿podrían existir las mismas “señales” ahora mismo en las rocas que esperan contarnos sobre civilizaciones desaparecidas? Hace cincuenta y seis millones de años, la Tierra pasó por el Paleoceno-Eoceno máximo térmico (PETM). Durante el PETM, la temperatura promedio del planeta subió hasta 15 grados Fahrenheit por encima de lo que experimentamos hoy. Era un mundo casi sin hielo, ya que las temperaturas típicas de verano en los polos alcanzaban casi 70 grados Fahrenheit. Al observar el registro isotópico del PETM, los científicos ven que las proporciones de isótopos de carbono y oxígeno se disparan exactamente de la manera que esperamos ver en el registro del Antropoceno. También hay otros eventos en la historia de la Tierra que muestran rastros de este tipo. Estos incluyen un evento que ocurrió unos millones de años después del PETM denominado Las Capas Eocenas de Origen Misterioso, y eventos masivos en el Cretácico que dejaron el océano sin oxígeno durante muchos milenios (o incluso más). ¿Son estos eventos indicaciones de civilizaciones industriales no humanas previas? Casi seguro que no.

La gráfica muestra la evolución del clima durante los últimos sesenta y cinco millones de años. El máximo térmico del Paleoceno-Eoceno está remarcado en rojo y probablemente se encuentra subestimado en un factor de entre 2 y 4 a causa de una vaga estimación en el muestreo de datos.
La gráfica muestra la evolución del clima durante los últimos sesenta y cinco millones de años. El máximo térmico del Paleoceno-Eoceno está remarcado en rojo y probablemente se encuentra subestimado en un factor de entre 2 y 4 a causa de una vaga estimación en el muestreo de datos. Wikipedia.

Si bien hay evidencia de que el PETM pudo haber sido impulsado por una liberación masiva de carbono fósil enterrado al aire, lo que importa es la escala de tiempo de estos cambios. Los picos de isótopos de PETM se elevan y caen durante unos cientos de miles de años. Pero lo que hace que el Antropoceno sea tan notable en términos de la historia de la Tierra es la velocidad a la que estamos descargando carbono fósil en la atmósfera. Ha habido períodos geológicos en los que el CO2 de la Tierra ha sido tan alto o más alto que el actual, pero nunca antes en la historia de miles de millones de años del planeta se ha vertido tanta cantidad de carbono a la atmósfera y tan rápidamente. Así que los picos isotópicos que vemos en el registro geológico pueden no ser lo suficientemente puntiagudos para ajustarse a la ley de la hipótesis siluriana.

Pero aquí hay un enigma. Si la actividad industrial de una especie anterior es de corta duración, es posible que no podamos verla fácilmente. Los picos de PETM en su mayoría nos muestran las escalas de tiempo de la Tierra para responder a lo que sea que lo haya causado, no necesariamente a la escala de tiempo de la causa. Por lo tanto, podría llevar tanto métodos de detección dedicados como novedosos encontrar evidencia de un evento verdaderamente efímero en sedimentos antiguos. En otras palabras, si no lo está buscando explícitamente, es posible que no lo vea. Ese reconocimiento fue, tal vez, la conclusión más concreta de nuestro estudio. Gavin y yo no creemos que la Tierra alguna vez haya albergado a una civilización del Paleoceno de 50 millones de años. Pero al preguntar si podíamos “ver” civilizaciones industriales verdaderamente antiguas, nos vimos obligados a preguntar sobre los tipos genéricos de impactos que cualquier civilización podría tener en un planeta.

De eso trata exactamente la perspectiva astrobiológica sobre el cambio climático. La construcción de la civilización significa recolectar energía del planeta para hacer el trabajo (es decir, el trabajo de la construcción de la civilización). Una vez que la civilización alcanza escalas verdaderamente planetarias, tiene que haber algún comentario sobre los sistemas planetarios acoplados que le dieron nacimiento (aire, agua, roca). Esto será particularmente cierto para las civilizaciones jóvenes como la nuestra, que todavía están subiendo en la escalera de la capacidad tecnológica. Mientras que algunas fuentes de energía tendrán un menor impacto -digamos energía solar vs. combustibles fósiles- no se puede impulsar una civilización global sin un cierto grado de impacto en el planeta.

Una vez que te das cuenta, a través del cambio climático, de la necesidad de encontrar fuentes de energía de bajo impacto, menos rastro dejarás. Entonces, cuanto más sostenible se vuelva tu civilización, menor será la señal que obtendrás.

Era 1934 - junio para ser exactos, en algún lugar cerca de Londres, Texas. Max Hahn estaba pescando con su familia. Encontró una roca con madera sobresaliendo de ella. La roca se abrió para revelar un martillo de hierro de forma octogonal de aproximadamente 6 "x 1" (ahora se llama The London Hammer, obviamente está hecho por el hombre) con el mango de madera parcialmente carbonizado (convertido en carbón). Las pruebas en la cabeza mostraron una calidad de fundición difícil de producir en la actualidad. El martillo vino de un acantilado que los evolucionistas dicen que se formó hace unos 140 millones de años, cuando los dinosaurios estaban en la tierra ... Lo cual plantea un problema para los evolucionistas que dicen que el hombre llegó 65 millones de años después de los dinosaurios.
Era 1934 – junio para ser exactos, en algún lugar cerca de Londres, Texas. Max Hahn estaba pescando con su familia. Encontró una roca con madera sobresaliendo de ella. La roca se abrió para revelar un martillo de hierro de forma octogonal de aproximadamente 6 “x 1” (ahora se llama The London Hammer, obviamente está hecho por el hombre) con el mango de madera parcialmente carbonizado. Las pruebas en la cabeza mostraron una calidad de fundición difícil de producir en la actualidad. El martillo vino de un acantilado que los evolucionistas dicen que se formó hace unos 140 millones de años, cuando los dinosaurios estaban en la tierra… Lo cual plantea un problema para los evolucionistas que dicen que el hombre llegó 65 millones de años después de los dinosaurios.

El trabajo también abre la posibilidad especulativa de que algunos planetas podrían tener ciclos impulsados por combustibles fósiles de construcción y colapso de la civilización. Si una civilización usa combustibles fósiles, el cambio climático que provocan puede conducir a una gran disminución en los niveles de oxígeno en el océano. Estos bajos niveles de oxígeno (llamado anoxia del océano) ayudan a desencadenar las condiciones necesarias para fabricar combustibles fósiles como el petróleo y el carbón en primer lugar. De esta manera, una civilización y su desaparición podrían sembrar la semilla de nuevas civilizaciones en el futuro.

Al preguntar sobre las civilizaciones perdidas en el tiempo profundo, también estamos preguntando sobre la posibilidad de reglas universales que guíen la evolución de todas las biosferas en todo su potencial creativo, incluida la aparición de civilizaciones.


Fuentes: The Atlantic Daily, International Journal of Astrobiology

Deja un comentario