El espantoso misterio del incidente del paso de Dyatlov

El grupo de montañeros momentos antes de su partida al "Paso Dyatlov "
El grupo de montañeros momentos antes de su partida al “Paso Dyatlov “

En enero de 1959, nueve estudiantes universitarios soviéticos fueron asesinados en circunstancias misteriosas mientras caminaban por los montes Urales en lo que ahora se conoce como el incidente del paso de Dyatlov.

El 31 de enero de 1959, el excursionista de esquí de 23 años Igor Alekseievich Dyatlov y su equipo de ocho excursionistas de esquí experimentados del Instituto Politécnico de los Urales se embarcaron en un viaje para alcanzar el pico de Otorten, una montaña en los Urales del Norte. Ninguno de los excursionistas fue visto nunca más con vida.

De lo que se recuperó de las cámaras y los diarios encontrados en el lugar de su muerte, los investigadores pudieron reconstruir que el 1 de febrero, el equipo de excursionistas comenzó a abrirse camino a través del paso sin nombre que llevaba a Otorten.

Mientras avanzaban a través del clima hostil y frío hacia la base de la montaña, fueron golpeados por tormentas de nieve que desgarraron el estrecho paso. La disminución de la visibilidad hizo que el equipo perdiera su sentido de la orientación, y en lugar de moverse hacia Otorten, se desviaron accidentalmente hacia el oeste y se encontraron en la ladera cerca de la cima de una montaña cercana. Esta montaña es conocida como Kholat Syakhl, que significa “Montaña muerta” en el idioma de los indígenas Mansi de la región.

Los mansí que significa "ser humano" , antes llamados vogulos por los rusos son un pueblo indígena en peligro que vive en el ókrug autónomo de Jantý-Mansí, perteneciente al óblast de Tiumén, en Rusia. En jantý-mansí, tanto el jantý como el mansí -maan's latyng tienen estatus cooficial con el ruso. Antropológicamente los mansí pertenecen a la raza urálica. Son bajos, con pómulos altos y ojos rasgados, y pelo y ojos negros. En comparación con otro pueblos fino-ugrios, los mansí exhiben más características mongoloides. Estas características se hacen más evidentes con los mansí meridonales.
Los mansí que significa “ser humano” , antes llamados vogulos por los rusos, son un pueblo indígena en peligro que vive en el ókrug autónomo de Jantý-Mansí, perteneciente al óblast de Tiumén, en Rusia. 
Antropológicamente los mansí pertenecen a la raza urálica. Son bajos, con pómulos altos y ojos rasgados, y pelo y ojos negros. En comparación con otro pueblos fino-ugrios, los mansí exhiben más características mongoloides. Estas características se hacen más evidentes con los mansí meridonales.

Para no perder la altitud que habían ganado, o  bien porque el equipo quería acampar en la ladera de una montaña antes de su ascenso a Otorten, Dyatlov pidió que se hiciera un campamento allí. Fue en esta ladera solitaria que los nueve excursionistas encontrarían su final.

Antes de embarcarse en este viaje, Dyatlov le había dicho a su club deportivo que él y su equipo les enviarían un telegrama tan pronto como regresaran de la caminata. Sin embargo, cuando llegó el 26 de enero, y no hubo comunicación de los excursionistas de esquí, se montó un grupo de búsqueda.

La tienda de campaña quedó extrañamente rajada desde dentro hacia fuera, como si hubieran tenido que huis a toda prisa.
La tienda de campaña quedó extrañamente rajada desde dentro hacia fuera, como si hubieran tenido que huis a toda prisa.

Después de que el equipo de voluntarios encontró el campamento, se envió al ejército y a los investigadores de la policía para determinar qué había sucedido con los estudiantes.

Cuando llegaron a la montaña, los investigadores intentaron encontrar una escena simple. Aunque estos estudiantes eran excursionistas experimentados, la ruta que tomaron fue difícil, y los accidentes en senderos de montaña son frecuentes.

Sin embargo, lo que los investigadores encontraron solo plantearía más preguntas sobre la naturaleza de los eventos que mataron a estos nueve estudiantes, y abriría un misterio que continúa hasta hoy.

Cuando llegaron a la escena del campamento, lo primero que notaron los investigadores fue que la tienda de campaña estaba abierta desde adentro, y todas las pertenencias del equipo y la mayoría de sus zapatos se dejaron allí.

Luego descubrieron ocho o nueve huellas del equipo, muchos de ellos claramente hechos por personas sin calzado, calcetines o con un solo zapato en sus pies.

El cuerpo de Dubinina apareció arrodillado, con la cara y el pecho pegados a la roca.
El cuerpo de Dubinina apareció arrodillado, con la cara y el pecho pegados a la roca.

Estas pistas conducían al borde de los bosques cercanos, a casi un kilómetro y medio del campamento. En el borde del bosque, bajo un gran cedro, los investigadores descubrieron los restos de un pequeño incendio que los excursionistas parecían haber construido. Alrededor del fuego fueron hallados los primeros dos cuerpos, el de Yuri Krivonischenko, de 23 años, y Yuri Doroshenko, de 21. A pesar de las temperaturas de -13 a -22 ° F en la noche de su muerte, los cuerpos de ambos hombres fueron encontrados descalzos y usando solo su ropa interior

En la parte más espantosa del incidente del paso de Dyatlov, a Dubnina le faltaban la lengua, los ojos, parte de los labios, así como el tejido facial y un fragmento del hueso de su cráneo.
En la parte más espantosa del incidente del paso de Dyatlov, a Dubnina le faltaban la lengua, los ojos, parte de los labios, así como el tejido facial y un fragmento del hueso de su cráneo.

Luego encontraron los siguientes tres cuerpos, los de Dyatlov, Zinaida Kolmogorova, de 24, y Rustem Slobodin, de 23, que murieron en su camino de regreso al campamento desde el árbol de cedro.

Si bien estas muertes fueron extrañas, estuvieron lejos de ser inexplicables. Todos los estudiantes claramente habían muerto de hipotermia, sin indicación de daño externo severo. No fue hasta que los otros cuatro cuerpos fueron encontrados dos meses después cuando el misterio se agudizó. Fueron encontrados en un barranco de 75 metros de profundidad,  con causas de muerte significativamente diferentes.

Tres de los excursionistas de esquí sufrieron heridas fatales, incluyendo a Nicolai Thibeaux-Brignolles, de 23 años, que sufrió daños significativos en el cráneo, y Lyudmila Dubinina, de 20, y Semyon Zolotaryov, de 38, tuvieron fracturas importantes de tórax que solo podrían haber sido causadas por una fuerza inmensa, comparable al de un accidente automovilístico.

En la parte más espantosa del incidente del paso de Dyatlov, a Dubnina le faltaban la lengua, los ojos, parte de los labios, así como el tejido facial y un fragmento del hueso de su cráneo. También encontraron el cuerpo de Alexander Kolevatov, de 24 años, en el mismo lugar pero sin heridas graves.

Había evidencia de que los excursionistas usaban la ropa de las personas que murieron primero. El pie de Dubinina se encontró envuelto en un pedazo de los pantalones de lana de Krivonishenko, y luego, a su vez, se encontró a Zolotaryov con el abrigo y el sombrero de piel sintética de Dubinina.

A Dubnina le faltaban la lengua, los ojos, parte de los labios, así como el tejido facial y un fragmento del hueso de su cráneo.

Estas misteriosas circunstancias del incidente del paso de Dyatlov suplicaron una explicación, y muchas han sido presentadas. Al principio, muchos soviéticos sospechaban que su muerte fue el resultado de un ataque de las tribus Mansi locales, pero los Masi eran en gran parte pacíficos, y no había evidencia de lucha o pelea tribal en los cuerpos.

Al principio, los investigadores del incidente del paso de Dyatlov también sospecharon que los excursionistas pudieron haber sido victimas de una avalancha, para explicar el intenso trauma de la fuerza contundente de algunos de los muertos. Sin embargo, era muy poco probable que el equipo de esquí experimentado hubiera acampado en un área donde podría producirse una avalancha. Además, cuando los investigadores encontraron los cadáveres no había pruebas de que se hubiera producido una avalancha en algún momento reciente en la región, y no se han registrado avalanchas en ese sitio antes ni después.

En el mapa, escrito en inglés, aparece el itinerario que recorrieron los montañistas en su huida. En amarillo lugar donde aparecieron las misteriosas luces esféricas anaranjadas.
En el mapa, escrito en inglés, aparece el itinerario que recorrieron los montañistas en su huida. En amarillo lugar donde aparecieron las misteriosas luces esféricas anaranjadas.

Otros investigadores comenzaron a barajar la teoría de que las muertes fueron el resultado de una discusión entre el grupo que se salió de control, posiblemente relacionada con un encuentro romántico que puede explicar parte de la falta de ropa. Sin embargo, las personas que conocían el grupo de esquí dijeron que eran en gran parte armoniosas. Los esquiadores tampoco habrían podido causar las lesiones masivas en algunos de los muertos.

Como la causa de la muerte seguía siendo un misterio, empezaron a surgir teorías. La gente comenzó a decir que los excursionistas fueron asesinados por un Menk, una especie de yeti ruso, para dar cuenta de la inmensa fuerza y ​​el poder necesarios para causar lesiones a tres de los estudiantes.

El famoso “Menk” o Yeti ruso. En una de las fotografías aparece una figura desenfocada que bien podría tratarse de un extraño animal bípedo.
El famoso “Menk” o Yeti ruso. En una de las fotografías aparece una figura desenfocada que bien podría tratarse de un extraño animal bípedo.

Informes de leve radiación en los cuerpos llevaron a teorías de que los estudiantes habían sido asesinados por algún arma secreta y radiactiva. Aunque la radiación se descartó en gran medida como la causa de la muerte debido a que un arma radioactiva habría elevado la radiación a niveles mucho más altos, es posible que el equipo de esquí de montaña haya tenido la mala suerte de encontrarse con un arma en prueba del ejercito de la URSS.

Unas misteriosas bolas anaranjadas voladoras fueron observadas por varios testigos en la zona en ese y día posteriores.

Esta explicación coincidiría con el testimonio de otro grupo de excursionistas, que acamparon a 50 km del campamento de Dyatlov. Este grupo habló de orbes naranjas extrañas flotando en el cielo moviéndose hacia Kholat Syakhl. Este testimonio también fue corroborado por los informes del servicio meteorológico y el ejército.

Lev Ivanov, el investigador jefe del incidente del paso de Dyatlov, dijo : “Sospeché en ese momento y estoy casi seguro de que estas brillantes esferas voladoras tenían una conexión directa con la muerte del grupo” cuando fue entrevistado por un pequeño periódico kazajo en 1990.

En esta fotografía parecen mostrarse las esferas voladoras que fueron vistas también por otro grupo de montañeros que se encontraban a 50 kilómetros de allí.

La censura y el secreto en la URSS lo obligaron a abandonar este camino de investigación. Al final, las muertes de estos estudiantes se atribuyeron oficialmente a “una fuerza natural imperiosa” y el caso del paso de Dyatlov se cerró.

A partir de ahora, lo que sucedió en esa fatídica noche en Kholat Syakhl aún se desconoce, y estas extrañas muertes continúan desconcertando y confundiendo a los investigadores hasta el día de hoy. El paso en el que ocurrió este incidente fue llamado Paso Dyatlov en conmemoración de este misterioso evento.

Este terrorífico hecho se ha vuelto a recordar luego de que, el 6 de julio del presente año se diera a conocer la noticia, de que se había encontrado un cadáver desconocido en la misma zona del paso Dyatlov.

Por Gabe Paoletti – Fotos: Archivos nacionales de Rusia

Nuevas investigaciones

Hoy en día, muchas personas interesadas en resolver la tragedia siguen intentando averiguar qué pasó con aquellos estudiantes, y entre ellos están los periodistas Nikolái Varségov y su esposa Natalia, que compartió los detalles de la investigación del caso, su experiencia personal y también sus impresiones sobre la misteriosa y fría taiga rusa.

los periodistas Nikolái Varségov y su esposa Natalia, que compartió los detalles de la investigación del caso, su experiencia personal y también sus impresiones sobre la misteriosa y fría taiga rusa
Los periodistas Nikolái Varségov y su esposa Natalia, que compartió los detalles de la investigación del caso, su experiencia personal y también sus impresiones sobre la misteriosa y fría taiga rusa.

“Mi marido y yo hemos viajado varias veces por el norte de los Urales. En años anteriores realizamos expediciones directamente al paso Diátlov, pero la ruta del último viaje fue la más complicada. Penetramos en la taiga de los Urales polares para examinar allí un objeto no identificado”, contó Natalia.

En primavera de este año, un cazador mansi —pequeño pueblo del norte de los Urales que cría ciervos y caza alces, osos y conejos— contó a los periodistas que hace unos años vio en el bosque una extraña pieza de hierro a la que incluso había tomado una foto.

“Es una pieza de metal de unos dos metros de alto y unos tres metros de ancho. A juzgar por las altas copas de los árboles, lleva allí mucho tiempo, unos 40 o 50 años. Está claro que es parte de un objeto volador: un misil o una aeronave”.

En primavera de este año, un cazador mansi —pequeño pueblo del norte de los Urales que cría ciervos y caza alces, osos y conejos— contó a los periodistas que hace unos años vio en el bosque una extraña pieza de hierro a la que incluso había tomado una foto.
En primavera de este año, un cazador mansi contó a los periodistas que hace unos años vio en el bosque una extraña pieza de hierro a la que incluso había tomado una foto.

Los periodistas decidieron ir a buscar el objeto, porque entre las numerosas versiones sobre la muerte de los excursionistas, que según Natalia son alrededor de 60, hay una hipótesis que la relaciona con las pruebas de un cohete o un misil, que supuestamente cayó cerca del lugar donde se encontraban los jóvenes. Según esta teoría, el gas tóxico hizo a los estudiantes abandonar rápidamente su tienda de campaña y tratar de escapar.

Natalia señaló que los especialistas militares no toman en serio esta versión y aseguran que en esta región nunca se llevaron a cabo pruebas balísticas.

Sin embargo, los periodistas decidieron averiguar de qué tipo de objeto se trataba y en verano organizaron una expedición a la taiga junto con el cazador mansi que les acompañó en el peligroso e impredecible bosque boreal.

Los investigadores decidieron pasar la noche en una cabaña de cazadores cerca del pantano donde supuestamente se encontraba el objeto que les interesaba. Fue allí donde Natalia sintió en su propia piel las sensaciones escalofriantes de las que la taiga es capaz.

“Por la mañana nuestro guía mansi y mi marido se fueron a buscar el objeto, y yo me quedé preparando la comida. Después me acosté un rato en la cama y me quedé dormida. Me desperté porque sentí que alguien detrás de mí me estaba abrazando. Pensé que era mi marido y le dije cansada: ‘¡Kolia, déjame dormir!’. Me volví, pero ya no había nadie. La verdad es que me asusté. Nunca me había pasado nada así antes”.

Un misterioso objeto metálico ha sido localizado en la zona por periodistas del diario Pravda

Cuando su marido y el cazador regresaron, Natalia les contó lo que le había pasado. El mansi no se sorprendió en absoluto y dijo que estos casos eran frecuentes en aquella zona.
“Explicó que un amigo suyo también se quedó a dormir en aquella casita. Y de repente, por la noche, se despertó porque alguien estaba roncando muy fuerte en la cama de al lado. Pensó que era otro cazador y encendió una linterna, pero en la casa no había nadie”.

Fotografía original tomada por un miembrod el equipo donde se aprecia la extraña figura, borrosa, de un ser antropomorfo.
Fotografía original tomada por un miembro del equipo donde se aprecia la extraña figura, borrosa, de un ser antropomorfo.

La periodista asegura que los mansi son gente muy bienintencionada y no suelen mentir ni inventar cosas porque sí.

“Creí a nuestro guía porque también experimenté algo similar”, confesó Natalia.

A un kilómetro y medio del misterioso descubrimiento del cazador mansi, había un enorme pantano imposible de cruzar que no les dejó acercarse al objeto que estaban buscando. Los periodistas decidieron entonces que volverían a buscarlo en invierno, cuando las aguas estuvieran heladas.

Apariciones fantasmales y fenómenos paranormales ocurren con frecuencia en esta zona

Los Varségov no abandonan sus intentos por encontrar este extraño objeto porque, según ellos, la versión más probable de la tragedia es la de un accidente con un misil o cohete, o un incidente relacionado con ensayos militares. Sin embargo, los investigadores todavía no han encontrado pruebas para fundamentar su teoría.

Es interesante que, actualmente, incluso los turistas poco preparados tengan la oportunidad de llegar en verano al paso Diátlov, lugar de la trágica muerte en extrañísimas circunstancias de nueve personas. Y en invierno, la ruta de Diátlov es uno de los destinos más populares entre los aficionados a montar en moto de nieve.

Revista Sputnik https://sptnkne.ws/cSGy


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.