Wicca: la conexión Celta

El siguiente artículo describe cómo Wicca se basa en las Viejas Tradiciones de Brujería. Si bien esto es cierto, simplemente nos gustaría aclarar que la brujería y la Wicca, si bien son simulares en muchos aspectos, no son lo mismo. Uno puede ser una Bruja, sin ser un Wiccan, así como una persona puede ser un Cristiano, sin ser un Bautista. La Wicca es una religión reconocida, mientras que la brujería en sí misma no se considera una religión. Por lo tanto, la Wicca podría describirse mejor como una religión moderna, basada en las antiguas tradiciones de brujería.

Contrariamente a lo que aquellos que deciden perseguir o mentir sobre nosotros, Wicca es una forma de vida muy pacífica, armoniosa y equilibrada que promueve la unidad con lo divino y todo lo que existe.

Wicca es un gran aprecio y admiración al ver el amanecer o el atardecer, el bosque a la luz de una luna brillante, un prado encantado por la primera luz del día. Es el rocío de la mañana en los pétalos de una hermosa flor, la suave caricia de una cálida brisa de verano sobre tu piel o el calor del sol de verano en tu cara. Wicca es la caída de las coloridas hojas de otoño y la suavidad de la nieve del invierno. Es luz, y sombra y todo lo que hay en medio. Es el canto de los pájaros y otras criaturas de la naturaleza. Es estar en presencia de la naturaleza de la Madre Tierra y ser humilde en reverencia. Cuando estamos en el templo del Señor y la Señora, no somos propensos a la arrogancia de la tecnología humana cuando tocan nuestras almas. Ser una bruja es ser un sanador, un maestro, un buscador, un donante y un protector de todas las cosas. Si este camino es tuyo, puedes caminar con honor, luz e integridad.

Wicca es un sistema de creencias y un modo de vida basado en la reconstrucción de las tradiciones pre-cristianas originadas en Irlanda, Escocia y Gales. Si bien gran parte de la información de cómo vivían, adoraban y creían nuestros antepasados ​​se ha perdido debido a los esfuerzos de la iglesia medieval para borrar nuestra existencia de la historia, tratamos de reconstruir esas creencias lo mejor que podamos con la información disponible.

La Wicca (pronunciado /ˈwɪkə/) es una religión neopagana, vinculada con la brujería y otras religiones antiguas. Fue desarrollada en Inglaterra durante la primera mitad del siglo XX y fue presentada al público en 1954 por Gerald Gardner, un funcionario jubilado británico. Se basa en un conjunto de diversas creencias paganas y prácticas herméticas del siglo XX, por su estructura teológica y práctica ritual. La palabra witch deriva del inglés de la Edad Media wicche, del idioma anglosajón wicce ( / wɪttʃe /) (femenino) "bruja" y wicca ( / wɪttʃɑ /) (masculino) "sabio".
La Wicca  es una religión neopagana, vinculada con la brujería y otras religiones antiguas. Fue desarrollada en Inglaterra durante la primera mitad del siglo XX y fue presentada al público en 1954 por Gerald Gardner, un funcionario jubilado británico. Se basa en un conjunto de diversas creencias paganas y prácticas herméticas del siglo XX, por su estructura teológica y práctica ritual.

Gracias a los descubrimientos arqueológicos, ahora tenemos una base para creer que los orígenes de nuestro sistema de creencias se pueden remontar a los pueblos del Paleolítico que adoraban a un Dios Cazador y una Diosa de la Fertilidad. Con el descubrimiento de estas pinturas rupestres, que se estima que tienen alrededor de 30,000 años, representan a un hombre con la cabeza de un ciervo y a una mujer embarazada de pie en un círculo con otras once personas, se puede suponer razonablemente que la brujería es uno de los sistemas de creencias más antiguos conocidos en el mundo. Estos arquetipos son claramente reconocidos por Wiccan como nuestra visión del aspecto Diosa y Dios de la fuerza creadora suprema y anterior al cristianismo hace aproximadamente 28,000 años, lo que lo convierte en un simple niño en el espectro del tiempo como lo conocemos.

La brujería en la historia antigua era conocida como “El oficio de los sabios” porque la mayoría de los que seguían el camino estaban en sintonía con las fuerzas de la naturaleza, tenían conocimientos de hierbas y medicinas, daban consejos y eran partes valiosas del pueblo y la comunidad  chamánicas. Sanadores y líderes comprendieron que la humanidad no es superior a la naturaleza, a la tierra y sus criaturas, sino que somos simplemente una de las muchas partes, vistas e invisibles que se combinan para formar la totalidad. Como dijo el maestro Seattle; “No somos dueños de la tierra, somos parte de ella“. Estas personas sabias entendieron que lo que tomamos o usamos, debemos regresar en especie para mantener el balance y el equilibrio. Claramente, el hombre moderno con todo su aprendizaje aplicado y tecnología, ha olvidado esto. Actualmente nos enfrentamos a un desastre ecológico y una eventual extinción debido a nuestro hambre de poder y algunas piezas de oro.

Durante los últimos cientos de años, la imagen de la bruja se ha asociado erróneamente con el mal, el paganismo y la injusticia. En mi humilde opinión, estos conceptos erróneos tienen su origen en lugares diferentes.

El cuadro El aquelarre o El gran Cabrón​ es una de las pinturas al óleo sobre revoco que conforman las llamadas Pinturas negras con que Francisco de Goya decoró los muros de su casa de la Quinta del Sordo.​ La serie fue pintada entre 1819 y 1823. Wikipedia
El cuadro El aquelarre o El gran Cabrón​ es una de las pinturas al óleo sobre revoco que conforman las llamadas Pinturas negras con que Francisco de Goya decoró los muros de su casa de la Quinta del Sordo.​ La serie fue pintada entre 1819 y 1823.

Para comenzar, la iglesia medieval de los siglos XV al XVIII creó estos mitos para convertir a los seguidores de las religiones basadas en la vieja naturaleza a la manera de pensar de las iglesias. Al convertir a la Bruja en un personaje diabólico y convertir a las antiguas deidades religiosas en demonios y brujos, los misioneros pudieron atemorizar con estas creencias que ayudaron en el proceso de conversión. En segundo lugar, a medida que la ciencia médica comenzó a surgir, los hombres que participaron en estos estudios iniciales tenían una comprensión muy pobre de la fisiología femenina, especialmente en el área de los ciclos mensuales de las mujeres. Las incógnitas en esta área jugaron muy bien con la agenda de las iglesias primitivas otorgando credibilidad a los reclamos y la autoridad de los Cazadores de Brujas. Las profesiones médicas en ciernes también se beneficiaron enormemente de esto porque eliminó el poder de las curanderas y se las entregó a los médicos varones que les transfirieron el respeto y el poder.

Desafortunadamente, estos miedos y supersticiones mal informados se han mantenido a lo largo de los siglos y se mantienen hasta nuestros días. Esta es la razón por la que muchos de los que siguen estas creencias orientadas a la naturaleza han adoptado el nombre de Wicca sobre su verdadero nombre de Brujería para escapar de la persecución, el hostigamiento y la desinformación asociados con el nombre de Brujería y Bruja, por no mencionar la mala publicidad que la prensa y Hollywood han dado.

¿Qué es la brujería?

La brujería es un sistema espiritual que fomenta el pensamiento libre y la voluntad del individuo, fomenta el aprendizaje y la comprensión de la tierra y la naturaleza, afirmando así la divinidad en todos los seres vivos. Lo más importante sin embargo, es que enseña responsabilidad. Aceptamos la responsabilidad por nuestras acciones y actos como un resultado claro de las decisiones que tomamos. No culpamos a una entidad exterior o ser por nuestras deficiencias, debilidades o errores. Si nos equivocamos o hacemos algo que hace daño a otra persona, no podemos culpar a nadie más que a nosotros mismos y debemos enfrentarnos a las consecuencias que resultan de esas acciones.

Reconocemos los ciclos de la naturaleza, las fases lunares y las estaciones para celebrar nuestra espiritualidad y para adorar lo divino. Es un sistema de creencias que le permite a la Bruja trabajar con la intención de vivir en armonía y lograr el equilibrio con todas las cosas.

Los seres humanos creen en la brujería desde la prehistoria, aunque las interpretaciones del fenómeno cambian según la cultura y la época. En la sociedad occidental, la brujería está asociada a la creencia en el Diablo o en demonios, ya que la práctica se asocia con hechizos que buscan causar el mal.
Los seres humanos creen en la brujería desde la prehistoria, aunque las interpretaciones del fenómeno cambian según la cultura y la época. En la sociedad occidental, la brujería está asociada a la creencia en el Diablo o en demonios, ya que la práctica se asocia con hechizos que buscan causar el mal.

Los hechizos que hacemos involucran sanación, amor, armonía, sabiduría y creatividad. Las pociones que removemos pueden ser un remedio para el dolor de cabeza, un tónico frío o un baño de purgas de hierbas para nuestras mascotas. Nos esforzamos por conocer y usar los remedios naturales colocados en esta tierra por lo divino para nuestro beneficio en lugar de usar drogas sintéticas a menos que sea absolutamente necesario.

Los Wiccan creen que el espíritu del Uno, la Diosa y Dios existen en todas las cosas. En los árboles, la lluvia, las flores, el mar, en el otro y en todas las criaturas de la naturaleza. Esto significa que debemos tratar “todas las cosas” de la Tierra como aspectos de lo divino. Intentamos honrar y respetar la vida en todas sus múltiples manifestaciones, tanto vistas como invisibles.

Los Wiccan aprenden y veneran el don de la naturaleza de la creación divina celebrando los ciclos del sol, la luna y las estaciones. Buscamos dentro de nosotros los ciclos que corresponden a los del mundo natural y tratamos de vivir en armonía con el movimiento de esta energía universal. Nuestros maestros son los árboles, ríos, lagos, prados, montañas y animales, así como otros que han recorrido este camino antes que nosotros. Esta creencia crea una reverencia y respeto por el medio ambiente y toda la vida en la Tierra.

También veneramos a los espíritus de los elementos de la Tierra, el Aire, el Fuego y el Agua que se combinan para manifestar toda la creación. De estos cuatro elementos obtenemos una visión de los ritmos de la naturaleza y entendemos que también son los ritmos de nuestras propias vidas.

Debido a que las brujas han sido perseguidas durante tantos siglos, ¡primero creemos en la libertad religiosa! No vemos nuestro camino como la única manera de alcanzar la espiritualidad, sino como un camino entre muchos hacia el mismo fin. No somos una religión misionera para convertir a nuevos miembros a pensar lo mismo que nosotros. Estamos dispuestos a compartir nuestra experiencia y conocimiento con aquellos que buscan nuestra sabiduría y perspectiva. Creemos que cualquiera que esté destinado a este camino lo encontrará a través de su propia búsqueda, ya que la Diosa nos habla a cada uno de nosotros en su momento y en su camino. Los wiccanos practican la tolerancia y la aceptación hacia todas las demás religiones, siempre y cuando esas creencias no persigan a otros ni violen el principio de “No dañar a nadie”.

La brujería o Wicca no es un culto. No nos proclamamos ser portavoces de lo divino ni intentamos que otros nos sigan como sus líderes.

  • No adoramos a Satanás ni nos juntamos con demonios. Satanás es una creación cristiana y pueden mantenerlo. No necesitamos una creación paranoica del mal supremo y la condenación eterna para asustarnos a hacer lo correcto y ayudar a los demás. Elegimos hacer lo correcto y amar a nuestros hermanos y hermanas porque ES lo correcto y se siente bien uno al hacerlo. Supongo que es una cuestión de madurez.
  • No sacrificamos animales o humanos porque eso violaría a nuestro principio básico de “Daño Ninguno”. Quien lo hace -daño- y dice ser un wiccano o una bruja miente.
  • No tenemos necesidad de robar o controlar la fuerza vital de otro para lograr poderes místicos o sobrenaturales. Extraemos nuestra energía desde dentro, nuestra relación personal con lo divino y la naturaleza.
  • No utilizamos las fuerzas de la naturaleza o del universo para hechizar o lanzar hechizos sobre otros. Una vez más, “Daño Ninguno” es la totalidad de la ley.

Las brujas tienen una creencia muy estricta en la Ley de los Tres, que establece que todo lo que enviemos a nuestro mundo se nos devolverá multiplicado por tres veces. Con esto en mente, una “Bruja Verdadera” dudaría en hacer magia para dañar o manipular a otra porque ese boomerang que lanzamos finalmente regresará a nosotros mucho más grande y más duro que cuando lo lanzamos.

Más allá de esta tendencia, en algunos casos también se suele hablar de dos tipos de brujerías: una benéfica y otra maléfica, como es el caso de la magia blanca y la magia negra. En última instancia, las prácticas de la brujería son similares a las acciones que realizan los magos, los hechiceros y los chamanes, ya que todas implican algún tipo de lógica que escapa a lo que se considera normal o natural.
Más allá de esta tendencia, en algunos casos también se suele hablar de dos tipos de brujerías: una benéfica y otra maléfica, como es el caso de la magia blanca y la magia negra. En última instancia, las prácticas de la brujería son similares a las acciones que realizan los magos, los hechiceros y los chamanes, ya que todas implican algún tipo de lógica que escapa a lo que se considera normal o natural.

Esto no quiere decir que las brujas sean perfectas, nosotros también somos humanos como todos los demás y cometemos fallos y errores de juicio. Así como hay padres que aman y cuidan a sus hijos, también hay padres que abusan de sus hijos. Como hay muchos que dedican sus vidas a dar y ayudar a la humanidad, también hay quienes dedican sus vidas a aprovechar y usar a las personas para su propio beneficio. Desafortunadamente, los mismos fallos que existen en la naturaleza humana también se aplican a las brujas.

La mayoría de nosotros nos esforzamos continuamente por considerar todos los resultados potenciales de nuestros pensamientos y acciones, deteniéndonos para considerar seriamente las consecuencias antes de emprender un ritual, hechizo o rito que pueda desviarse. Cuando seguimos el camino con el amor de la Diosa en nuestros corazones y nos adherimos al inquilino básico de Reed, nuestras obras son beneficiosas y logramos la armonía y el equilibrio con todas las cosas.

El corazón de Wicca no es algo que se resume en unas pocas palabras cortas y, a menudo, puede tener un significado diferente para cada uno, ya que el Señor y la Señora nos tocan de diferentes maneras.  A través de la sabiduría y las palabras establecidas a lo largo de los siglos, descubrirá que puede comprender la base de nuestras creencias y cómo pueden aplicarse a usted. Su voz interior también le permitirá saber rápidamente si la intención de lo que está leyendo es con fines superficiales para beneficiarse a sí mismo en lugar de trabajar para beneficiar al conjunto. Recuerda mirar con tu corazón, porque es cuando ves la vida y el mundo con tu espíritu.


Autor: Herne (https://wicca.com)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.